El Secreto Para Una Buena Comunicación en Pareja

Hay algunos temas que, aunque muy particulares en cada relación, tienen aspectos comunes en muchos de los diálogos que se presentan en la consulta.

Personalmente no sigo un protocolo específico, sin embargo, en términos generales mantengo algunas sesiones con ambos integrantes y también encuentros con cada uno de ellos a solas.

En esos espacios a solas, la mayoría de los relatos revelan una cantidad de información que es vital para el otro integrante, pero por lo general no es compartida explícitamente.

Durante una terapia de pareja, lo que expresa cada integrante se convierte en información confidencial que no puedo compartir. El desafío es lograr que me autoricen a exponer con el otro algunos de los detalles que, a mi parecer, son de suma importancia para promover una buena comunicación.

A pesar de los años que llevo de profesión, no deja de sorprenderme las reacciones de estas parejas cuando logran decirse lo que implícitamente suponen que el otro sabe. La terapia justamente busca propiciar un espacio de dialogo, donde las personas puedan expresarse sobre las cosas que les molestan o hieren, así como también, sobre las cosas por las cuales se valoran.

La pregunta que recurrentemente surge es: “¿porque nunca me lo habías dicho? “

Y la respuesta que normalmente le sigues es: “porque era algo que tenías que saber”

La buena noticia es que hay una explicación lógica de esto. Cuando somos recién nacidos, la única manera que tenemos para comunicar nuestras necesidades es a través del llanto. A sí que si tenemos hambre, lloramos y nos dan comida. Hacemos lo propio, si necesitamos cambio de pañal, con el llanto logramos que nos limpien. Si tenemos sueño, lloramos y alguien nos acompaña y ayuda a dormir. Y así, durante la primera infancia interpretamos que esos seres que nos cuidan adivinan lo que nos pasa como por arte de magia. Creemos que nos leen la mente.

Pero la realidad es otra, durante esa primera etapa de acoplamiento, la madre o las personas a cargo, están tratando de adivinar lo que le pasa a ese bebé a fuerza de prueba y error, hasta dar con la respuesta adecuada. Entonces desde niños, nos queda esa memoria inconsciente que indica que el otro sabe perfectamente lo que necesitamos y queremos, sin necesidad de hablarlo. Es por ello, cuando somos adultos, actuamos de manera inconsciente desde ese lugar infantil.

Es importante entender esto, para aprender a expresarnos asertivamente y decir lo que necesitamos o queremos, pues la construcción de una comunicación sana implica:

  • Identificar lo que quiero
  • Pedirlo de la manera como me gustaría que me lo pidieran a mi
  • Recibir con agradecimiento y valoración
  • Entender lo qué debo corregir, sino recibí lo que pedí

Podríamos concluir diciendo que las personas que se regalan un espacio para analizar la relación de manera profunda, aprenden a comunicarse con respeto, confianza y a expresar lo que necesitan de manera adecuada.

Si tienes alguna pregunta, puedes escribirme a aieletzo@yahoo.com

 

 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ana cristina ochoa dice:

    Me encantó este artículo, totalmente de acuerdo en la importancia de hablar y pedir lo que nos gusta, adicionalmente en hacer acuerdos con nuestras parejas.

    Me encantaría saber cómo es la mejor forma de hacer acuerdos con la pareja, Aielet tienes experiencia e. Este tema ?

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario. Si, importantísimo lo que mencionas, ya hay un artículo planeado para abordar ese tema, espero sea de utilidad para ti.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s