Para charlar están los amigos; ¿por qué iría al psicólogo?

Nadie niega que el hecho de hablar y compartir lo que nos sucede es un acto muy sanador, sin embargo, hay momentos en la vida en donde necesitamos de una escucha profesional. Es por ello que hoy quiero tratar de poner en palabras las diferencias que existen entre una conversación entre amigos de una consulta en un espacio terapéutico.

1-Escucha Profesional: cuando acudimos a un amigo para que nos escuche porque estamos atravesando alguna dificultad, la principal motivación por lo general es desahogarnos. Y eso está muy bien ya que dejar salir las emociones es el primer paso para comenzar a sanar. Ahora, con esto solamente no se logra superar ningún conflicto. Si realmente estamos dispuestos a comprometernos en un proceso terapéutico y no simplemente buscamos descargar nuestras emociones, es cuando deberíamos recurrir a un profesional para que nos guie en el proceso de reflexión para la resolución de la crisis.

2-La Objetividad: la gente que nos quiere inevitablemente está involucrada en nuestro dolor, es por eso que desde el amor sus opiniones estarán teñidas de subjetividad. Un terapeuta por lo contrario, aportará desde una mirada mucho más despojada de sentimientos y con la suficiente distancia profesional.

3-El Compromiso: el compromiso de un amigo ante el sufrimiento es diferente y no menos valioso al de un terapeuta. El compromiso de un amigo gira en torno a ofrecer contención, cariño y compañía ante una situación difícil. En cambio, cuando se acude a un profesional, el compromiso es de doble vía: el paciente se compromete a seguir con todas las pautas del proceso terapéutico y con el tiempo que ello implica. El profesional en cambio, se compromete en hacer el seguimiento del proceso y de promover la conexión del paciente con sus recursos internos para superar lo que lo aflige.

4-La Competencia Profesional: los amigos desde el cariño y la buena voluntad pueden ayudar, pero hasta cierto punto, dependiendo también del tipo de problema por el cual se esté atravesando. A un terapeuta le toma años formarse para desarrollar habilidades que le permiten detectar información verbal y no verbal relevante, para poder ayudar y guiar a sus pacientes en los procesos de sanación. A diferencia de los amigos, los terapeutas estamos entrenados para fomentar la auto-reflexión, la introspección y desenterrar los aspectos negados de las personas.

5- No emite Juicios: ante el dolor, un amigo siempre va tender a tomar partido, a decir lo que piensa y siente ante esa situación. Un profesional jamás tomará partido ya que estamos entrenados para ayudar en los procesos de comprensión, aceptación y resignificación de los acontecimientos dolorosos y traumáticos de nuestras vidas

6- La confidencialidad: así como existe el secreto profesional en muchas disciplinas, en el ámbito de la psicoterapia también rige esta norma y ofrece a los pacientes un espacio seguro y confiable de estricta confidencialidad. Esto es muy positivo para la apertura de los pacientes, facilitando el progreso del trabajo conjunto.

Espero que esta información les sirva si están considerando y tienen dudas acerca de iniciar un proceso terapéutico.

____________________________________________________________________________________________

  Por consultas online: Skype: aieletzik – aieletzo@yahoo.com https://www.linkedin.com/in/aieletzikoppenheimer/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s