Estar desconectado te conecta

Hace una semana cambié de lugar de residencia, vivía en Miami y me regresé a Bogotá. Los que han cambiado de país saben todo lo que implica tanto emocional como físicamente un movimiento así.

Una de las cosas que podemos vivir en ese cambio es la desconexión del celular, mientras tenemos una línea del lugar que dejamos y decidimos la empresa que nos va a comunicar en el lugar de llegada, pasan unos días que suelen ser pocos.

En mi caso esta vez no fue tan rápido como yo esperaba. Hice lo imposible para poder tener línea y datos pero algo pasaba que yo no entendía y que hizo que justamente la SIM que me dieron que llevaba esperando 3 días, estuviera dañada.

Así que esta mañana me levante muy temprano dispuesta a corregir la situación, con una sensación de incomodidad y preguntándome el “para qué” de la desconexión ya que estoy convencida que las casualidades no existen y que había un motivo que yo no estaba pudiendo ver en todo esto.

Mi esposo y yo teníamos dos cosas importantes para hacer, una era actualizar su cédula de extranjería y la otra mi consabido celular. Salí dispuesta a dividirme la tarea y por ende a hacer mi vuelta primero pero él me pidió que hiciéramos juntos las dos cosas justamente debido a mi incomunicación.

Comenzamos por su cédula, al llegar al lugar adivinen lo que paso……… no me dejaron entrar, el señor de la entrada me dejó claro que solo podía entrar mi marido, así que tuve que quedarme desconectada y sentada en un lugar super incomodo y frío, la vuelta iba a durar 20 minutos pero terminaron convirtiéndose en casi 2 horas en las que por fin comprendí el PARA QUE de mi desconexión y eso es lo que les quiero compartir hoy.

Me quede ahí mirando a la gente respirando profundo y abierta a recibir alguna explicación, cuando de repente comencé a mirar a mi al rededor y vi a una mamá que     llevaba mucho más tiempo que yo esperando, haciendo maromas para entretener a su bebita que estaba llorando, atendiendo su teléfono al mismo tiempo que sacaba su billetera buscando una información mientras acariciaba a su hijita de esa forma en que solo una madre lo sabe hacer.

Luego vi llegar dos hombres hablando en inglés y uno le decía al otro las cosas lindas de lo que significa vivir en esta cuidad. Al rato se acercaron una pareja de extranjeros en Bicicleta, ella entró y él se quedó afuera esperándola así que entendí que la extranjera era ella y seguramente estaba sacando el mismo papel que mi marido estaba necesitando, se veían felices de estar juntos en ese nuevo proyecto de vida.

Y fue ahí donde entendí que me habría perdido de percibir todo eso si hubiese tenido mi celular, me di cuenta que uno anda desconectado cuando más conectado esta.

Por ello a partir de hoy me voy a poner como tarea conectarme más con la vida y menos con las redes. Quién quiere unirse?

Con cariño

Aielet

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s